Login usuario
Restauración Ecológica

RESTAURACIÓN ECOLÓGICA DE ENTORNOS DEGRADADOS

 

La recuperación de ambientes degradados es una actividad creciente en nuestros tiempos. Sobre todo en algunas partes del mundo con gran capacidad económica y gran deterioro ambiental. Organismos públicos, entidades privadas, con y sin ánimo de lucro, asociaciones culturales y grupos más o menos organizados, fomentan, realizan o desean realizar actividades de restauración ambiental.

 

La restauración ecológica es una faceta científica relativamente joven y que necesita la aplicación de numerosos conocimientos procedentes de variadas disciplinas científicas, aunque es la Ecología, por su propia naturaleza e historia, la ciencia en la que mejor encaja el estudio y la investigación y la que más herramientas y guías ofrece, a la restauración ambiental. De hecho, la restauración ecológica, recuperar componentes y funciones de ecosistemas degradados, se basa en los principios y experiencias de la Ecología. Entre ellos, de forma esencial, los de la sucesión ecológica. Y, muy especialmente, de la sucesión secundaria, que tiene que ver con la dinámica de ambientes que han sido desviados, por fenómenos naturales o artificiales, de la sucesión original o primaria. Estos principios son, por tanto, una buena orientación en la cual enmarcar cualquier proyecto de restauración ambiental.

 

Una de las conclusiones más generales del estudio de la sucesión secundaria es que, en el proceso de recuperación de ambientes degradados, nunca se repite exactamente igual la trayectoria de la sucesión original. En otras palabras, nunca pueden recuperarse los componentes del sistema ni sus procesos a su dinámica original, previa a la perturbación. Un sistema ecológico incluye y está sometido a muchas variables. No se pueden regular todas ni sería correcto fijar sus interacciones porque perderíamos la parte de la variabilidad natural no predecible y parte de la evolución de los sistemas que incluyen componentes biológicos. Esta variabilidad es necesaria para que la porción del sistema en la que se realiza la restauración desarrolle las funciones biogeoquímicas que le son propias.

 

También es necesaria para que las poblaciones de las distintas especies sigan su evolución en un contexto ecológico en el que ellas son protagonistas reajustándose a los factores ambientales. Por esto, es esencial en todo proyecto de restauración ecológica definir con suficiente claridad y con la oportuna precisión los objetivos, y hacer un seguimiento de los resultados para comprobar la realización conseguida de los objetivos y continuar o reajustar la restauración.

 

 

Figura 1. Modelo que puede servir de guía para la realización de una restauración ecológica. 

 

  

Aún con esto no se debe pensar que un proyecto de restauración ambiental transcurrirá sin problemas y estará bien acabado. Los múltiples estadios de la realización de un proyecto de restauración ecológica son otros tantos eslabones por los cuales puede fallar radicalmente el proyecto, o puede rebajarse su grado de éxito. La Figura 1 ofrece un modelo a modo de guía general para pensar en los pasos que deben darse, como mínimo, para que una restauración ecológica empiece y acabe. Sin olvidar que, en muchos casos, son necesarios trabajos piloto, con una sólida base científica, para realizar un proyecto porque no se conoce la respuesta específica de los componentes biológicos a los trabajos proyectados, o porque se quiere tener una estima de los efectos de las interacciones entre ellos y el medio restaurados. De aquí el gran valor actual y futuro de la investigación sobre restauración ecológica. 

Remedinal · C/ Tulipán s/n · 28933 Móstoles · Madrid · info@remedinal.org
Powered by EsDomain Advance